UN PASEO POR ALGUNOS DE LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE ALEMANIA.

Si eres un enamorado/a de Alemania, no puedes perderte este paseo por algunos de los pueblos más bonitos del país.

Como sacados de un cuento, encontramos estos pueblos románticos que se quedaron anclados en la época medieval y al caminar por sus calles hace que te teletransportes a otra dimensión.

Se encuentran próximos a los aeropuertos de las ciudades de Frankfurt y Colonia, buenos puntos de partida para comenzar con la bonita ruta que os hemos preparado y que no os dejará indiferentes ?

Os recomendamos caminar con la cámara de fotos en la mano porque querréis fotografiar cada rincón de estos encantadores pueblos.

Y quién no querría sacar una foto viendo estos pueblos de postal, localizados próximos a orillas de ríos y con casitas de madera que parecen de juguete.

Pudimos disfrutar de paseos por estrechas calles empedradas, que nos llevan a experimentar la sensación de estar en la Edad Media.

Encontramos panaderías artesanas donde aún continúan realizando dulces y galletas de una forma muy tradicional.

Todos estos motivos hacen que merezca la pena una visita a esta zona de Alemania.

Este post está relacionado con otros dos posts donde explicamos la ruta que hemos realizado en el Valle del Mosela y en Luxemburgo.

Esta selección de pueblos alemanes no forma parte del Valle del Mosela. Por este motivo, he querido hacer un post único para diferenciarlo. Al dividir nuestra escapada en 3 post será más práctica la búsqueda de pueblos.

Han sido 4 días recorriendo Alemania y Luxemburgo, pasando por Bélgica y enamorándonos aún más si cabe de esta bonita zona.

No había vuelto a Alemania desde nuestro viaje a la Alsacia (Francia) y Selva Negra, pero ha merecido muchísimo la pena descubrir nuevos rincones que nunca olvidaremos.

Da gusto conducir por esas carreteras, con molinos de viento, campos llenos de flores, montañas alrededor… que mejor que hacer un “road trip” en esta bonita zona parando cuando quieres y con la libertad que ofrece el coche.

Gracias a la compañía de alquiler de coches SIXT pudimos disfrutar de la sensación de conducir por estas carreteras rodeadas de naturaleza! Encontraréis toda la información sobre la compañía SIXT en el post de PREPARATIVOS DEL VIAJE.

Os dejo una infografía resumen con los 6 pueblos que hemos visitado, ¡dignos de aparecer en un cuento de hadas! Espero que os sea de utilidad ?

Como comentaba anteriormente, en el post de PREPARATIVOS DE VIAJE, podréis encontrar toda la información necesaria sobre transporte, compañía aérea, coche de alquiler, alojamiento y otros datos de interés 🙂

Y empezamos con el paseo por los pueblos…. ¿nos acompañas? 🙂

En este mapa de Google Maps os he marcado los 6 pueblos para que podáis ver la distancia entre uno y otro.

 

MONSCHAU

El bonito pueblo de Monschau que pertenece al distrito de Aachen, Renania del Norte-Westfalia, fue nuestra primera parada en el viaje.

Se localiza en el parque natural de Eifel, en el oeste de Alemania y está a tan solo dos kilómetros de la frontera con Bélgica y a 112 kilómetros de Düsseldorf.

Si estáis en Bruselas, podría ser una buena oportunidad para conocer este precioso pueblo ya que se encuentra a 1 hora y 50 minutos en coche.

Puedes dejar el coche aparcado en un parking que se encuentra a las afueras del pueblo y bajar por una cuesta que encontraréis allí.

Una vez te vas adentrando en el pueblo, empiezas a oír el sonido del agua del río, ¡es increíble!

Es de esos lugares en los que te quedarías todo el día disfrutando de caminar por sus calles, sentado en una terracita al aire libre o simplemente disfrutar de su ambiente medieval.

El tiempo se detuvo en este pueblo y se quedó anclado en el pasado. Las casas son de ladrillo y madera, son las típicas casas de entramado que cautivan nada más verlas y se distribuyen a lo largo del río Rhur… ¡la estampa es de postal!

Además, el pueblo se encuentra anclado en el río Rhur y una colina, desde la cual hay unas vistas impresionantes ?

Más adelante os contamos cómo llegar al mirador que se encuentra en lo alto de la colina donde podréis disfrutar de unas vistas increíbles.

Si vais en agosto coincidiréis con el festival de música clásica que se celebra cada año en Monschau. En este festival se une lo mágico de la música clásica y la belleza del pueblo, que atrae a un gran número de turistas.

No dejéis de probar sus famosas galletas Printen, que continúan haciéndose de forma artesanal en muchas panaderías del pueblo. Se elaboran con harina, huevos, azúcar, canela, anís y otras especias como el cardamomo.

También es famosa la mostaza tradicional que se fabrica desde hace más de un siglo en este pueblo y que acompaña a las famosas salchichas alemanas.

Hay un trenecito turístico que hace un recorrido de 30 minutos por el centro del pueblo.

Si os apetece podéis echar un vistazo a la tienda «Weihnachtshaus» del pueblo. Es una tienda de adornos de navidad y está abierta todo el año. Está en una de las esquinas de la Marktplatz y se pueden encontrar figuras y adornos de todos los estilos y de diferentes precios. Y en invierno, al igual que en otros lugares de Alemania, el mercado navideño en la calle es impresionante.

Tenemos que decir que nos quedamos con las ganas de caminar por senderos de Parque Nacional de Eifel, pero el tiempo no nos llegaba para más. Seguro que volveremos a perdernos por esos caminos y hacer algún que otro trekking ?

MIRADOR DE MONSCHAU

Desde la plaza principal de Monschau, parte el camino que os llevará a un bonito mirador sobre el pueblo. Como comentaba anteriormente, Monschau se encuentra anclado entre una colina y el río Rhur.

Siempre deberéis seguir las marcas de color blanco y rojo (veréis el GR en la foto más abajo), estas marcas os harán salir del pueblo, ganando altura poco a poco hasta llegar al mirador.

Es un camino bien indicado y se camina fácilmente. Este mirador nos encantó, el sonido de los pájaros al cantar sumado a las vistas del bonito casco antiguo de esta población, fue un gran comienzo de viaje 🙂

Os dejo las fotos por orden, para que podáis ver el camino para llegar a él, de principio a fin. No tiene pérdida, cualquier duda que tengáis no dudéis en escribirnos.

Se empieza a subir por estas escaleras
Seguir el GR 14 marcas blancas y rojas
cof

A medida que vamos subiendo, las vistas son increíbles.

No hay palabras para describir las vistas de Monschau desde este mirador… espectacular!

Seguir el GR14 tanto para subir como para bajar, que es el camino inverso
Bajamos por el mismo camino y llegamos a la plaza. Hay que subir al mirador por este callejón.

 

MONREAL

Monreal es un diamante que encontramos en el Valle de Elz, considerado uno de los pueblos más bonitos de Alemania.

No os penséis que es un pueblo muy grande, al contrario, son cuatro calles pero es tan cuco que no necesita mucho más.

Se encuentra localizado cerca de Mayen en Renania-Palatinado y es un pueblo muy encantador, con sus casas blancas y rojas que te cautivan desde que empiezas a caminar por sus calles.

De hecho, se le conoce como «La perla del valle de Elz» por su bonita ubicación y su arquitectura.

Se conserva en perfecto estado y es un buenísimo ejemplo de villa medieval en Alemania.

Por el centro del pueblo transcurre el pequeño río Elzbach y pudimos encontrar tres puentes de piedra que unen las dos orillas  del río.

Por si fuera poco, está coronado en lo alto de una colina por las ruinas de un castillo (también conocido como castillo de Monreal o Phillipsburg).

Alrededor de Monreal, podéis encontrar senderos muy bonitos. Hay una ruta que se llama la ruta de los sueños «Monrealer Ritterschlag». Son unos senderos escarpados pero las vistas son espectaculares.

Si tenéis menos tiempo, podéis ir al castillo y contemplar las vistas desde allí. Esta ruta no la hicimos, visitamos el pueblo y nos fuimos al siguiente, ya que como fuimos al mirador de Monschau, preferimos recorrer únicamente las calles de Monreal sin subir al mirador.

Os dejo más abajo algunas fotos para que veáis la preciosidad de pueblo del cual pudimos disfrutar y como siempre digo lo mejor es perderse por sus calles descubriendo cada rincón.

SCHLOSS BÜRRESHEIM

Una de las sorpresas que tenía preparada Alex fue visitar el castillo de Bürresheim. ¡Me quedé sin palabras al verlo!

En la Edad Media este castillo fue una fortificación y al mismo tiempo era residencia.

Los últimos propietarios entregaron el castillo al estado de Renania-Palatinado y se han llevado a cabo muchas reparaciones y reconstrucciones. Una de esas renovaciones ha sido en los jardines del mismo.

Rara vez se encuentra un castillo de estas características que se haya mantenido solo durante cientos de años en un paisaje sin explotar, con arroyos y montañas alrededor. ¡El entorno es idílico!

Encontraréis un parking donde podéis dejar el coche, justo al lado de la entrada del castillo, no hay problema para estacionar.

Como curiosidad, cuando buscábamos información del castillo, leímos que nunca fue conquistado ni devastado, se ha mantenido intacto.

El castillo de Bürresheim ha aparecido en la pantalla grande en varias ocasiones, como por ejemplo, en la película de 1989 «Indiana Jones y la última cruzada» dirigida por Steven Spielberg. En esta película, el castillo era conocido como Castillo de Brunwald y estaba situado en Austria cerca de la frontera alemana.

Otro dato que encontramos es que en la sala de música del edificio de oficinas hay un espacio histórico único para bodas civiles 🙂 Tiene que ser de película poder casarse en este entorno tan bonito.

Si queréis podéis realizar una visita por el interior del castillo, nosotros no entramos porque íbamos justos de tiempo, pero volveremos por la zona a conocer más pueblos y seguro que regresaremos al castillo. Os dejo el link de su página web y los precios de las entradas:

http://www.burgen-rlp.de/?id=40800

Adultos
adulto5,00 €
Adultos, reducido4,00 € *)
Niños y adolescentes3,00 € **)
Grupos (de 10 personas)
Adultos, precio por persona4.50 €
Niños y adolescentes, pP (incluidos grupos de estudiantes)2,00 €
Familia
Tarjeta familiar 1 (1 adulto y niños)5,00 €
Tarjeta Familiar 2 (2 adultos y niños)10,00 €

BAD CAMBERG

Pasamos a nuestra siguiente parada y encontramos una localidad igual de bonita que los anteriores pueblos, llamada Bad Camberg.

Bad Camberg tiene 15.000 habitantes y es la segunda ciudad más grande del distrito de Limburg-Weilburg en Hesse, Alemania.

Es un regalo caminar por estas calles, cada pueblo tiene su encanto especial, aunque parezcan iguales, siempre hay algo que lo diferencia.

Bad Camberg es una localidad antigua pero moderna donde encontramos el casco histórico, sus casas muy bien conservadas con el típico entramado de madera que comentaba anteriormente, restaurantes, tiendas…

El Kreuzkapelle es el punto de referencia de la ciudad. La capilla se construyó en una montaña en 1725 y se puede ver desde muy lejos.

En el casco antiguo podréis encontrar bastantes casas, algunas parecen sacadas de un cuento y todas están decoradas. Las casas fueron en su mayoría construidas entre el siglo XV y XVIII.

Muchas casas se agrupan alrededor del mercado, que en su día era una estación comercial en High Road (Hohe Straße) de Colonia a Frankfurt .

El punto de interés turístico más importante de la ciudad es la hilera de casas con estructuras de madera que juntas conforman lo que se llama Amthof.

IDSTEIN

Idstein es una una localidad de aproximadamente 25,000 habitantes en el Rheingau-Taunus-Kreis en Hesse, Alemania.

Cada vez que visitábamos un pueblo era como cambiar de un cuento a otro aún mejor… ¡es difícil de explicar!

El casco antiguo se encuentra entre los dos arroyos que atraviesan la ciudad, el Wolfsbach en el este y el Wörsbach en el oeste.

En el Wolfsbach, aún se pueden distinguir los restos de la aldea con el mismo nombre y que actualmente está abandonada.

El núcleo del casco antiguo es pequeño.  Justo en el edificio del arco de entrada del castillo de Nassau, de pie sobre König-Adolf-Platz, se encuentra el Ayuntamiento de 1698.

También vale la pena mencionar el carillón (Glockenspiel ). Un deslizamiento de rocas destruyó el Ayuntamiento en 1928, pero fue reconstruido entre 1932 y 1934.

Una de las casas más bonitas que vi en todos los pueblos que visitamos
Me enamoré totalmente de la casa azul con ventanas amarillas…. alucinante!

LIMBURG AN DER LAHN

Entre Coblenza y Frankfurt se encuentra el bello pueblo de Limburgo a orillas del río Lahn (en Hesse occidental).

Tiene un casco antiguo lleno de vida, terrazas y casas de colores. Vale la pena perderse por sus calles y comer o tomar algo en alguna de estas terrazas.

Fue uno de nuestros pueblos favoritos de toda la ruta, os dejo fotos más abajo para que lo podáis ver. Me enamoré totalmente de la casa de color amarillo que veréis en las fotos 🙂 ¡Es preciosa!

Sólo unas pocas poblaciones, como Limburgo, han sido capaces de mantener un número alto de edificios medievales intactos.

¿Qué os parece este pueblo? uno de mis favoritos!

La casa de color amarillo chillón me encantó!!!

Es difícil escoger solo uno de estos seis pueblos, cada uno tiene su encanto. De Monschau nos enamoró el mirador con esas vistas de la ciudad tan espectaculares, de Monreal el color rojo y blanco de sus casitas que parecen sacadas de un cuento. Si hablamos del castillo Bürresheim, tenemos que decir que no nos sorprende que realicen bodas en él, ¡es de película! Bad Camberg e Idstein son como sacados de una postal… no se cuál de sus casitas me gusta más! ¡Y el broche final fue Limburg an der Lahn! Es como caminar por el pueblo de la Bella y la Bestia 🙂

Espero haberos convencido para visitar esta preciosa zona de Alemania, ideal si se combina con el Valle del Mosela 🙂

Si tenéis cualquier duda o consulta, podéis escribirnos y os ayudaremos encantados.

Si os ha gustado el post, podéis compartirlo con vuestros amigos y así también nos ayudáis a nosotros 🙂

Si no queréis perderos ninguna actualización, podéis suscribiros al blog o seguirnos en algunas de nuestras RRSS!

Muchas gracias por acompañarnos!

Un saludo!!!!!

About The Author

dosmundosencontrados

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *